martes, febrero 13, 2018

martes, febrero 13, 2018 12

RESEÑA: Un día de invierno


Dinamarca,1940.
En un vagón de tren con destino a Dinamarca, tres hermanos alemanes huyen de la guerra que ha estallado en Europa. Karan, la mayor de los tres, ha prometido a sus padres, a quienes deja atrás, que hará todo lo posible por mantenerlos a salvo. No será fácil, Annemette solo tiene cuatroa años, y Joren, de catorce, es tan especial que el mundo no lo comprende.
Será un camino difícil y una lucha constante de Karan para cumplir su promesa y sobrevivir. No obstante, el destino le hará encontrarse con Derek, a quien la adversidad y la oscuridad no le quitan la sonrisa ni la fe en los finales felices.
Una historia tierna, dulce, y que nos demuestra que, aún en los momentos más oscuros, se puede mantener vivo al amor en todas sus formas.

Paula Gallego - 426 páginas - Escarlata Ediciones

Hoy vengo a hablaros de un libro especial, que posiblemente, sea uno de los mejores libros que he leído en años: "Un día de invierno" de Paula Gallego.
Hace cosa de unas semanas, vi por bookstagram (¡Bendito bookstagram!), que Anuca estaba organizando una LC sobre el libro, así que no me lo pensé dos veces y decidí animarme y participar. ¡Y vaya experiencia!

"Un día de invierno" comienza en Dinamarca en la II Guerra Mundial. Dinamarca, junto con otros países, decidieron no participar y se declararon terreno neutral, y fueron el destino de miles de niños y niñas que huían de países que sí participaban en dicha guerra.
Allí se están dirigiendo Karan, y sus dos hermanos pequeños, Joren de 14 y Annemette de 4 años.
Karan, pese a ser una joven de 17 años, se verá obligada a hacerse pasar por melliza de su hermano Joren para conseguir que no los separen, pues Joren es un chico especial y no tardaría en llamar demasiado la atención.
Una vez instalados en los campamentos de refugiados de Dinamarca, los chicos verán como ser diferente asusta a la gente, y no tardarán en hacerles pasar todo un calvario. 
Pero como en toda oscuridad siempre existe una luz, Derek hará acto de presencia y devolverá la paz a los chicos y será una persona crucial en su vida cuando los alemanes invadan Dinamarca. Los cuatro juntos, y otros amigos que harán por el camino, vivirán unas experiencias que los marcarán de por vida, pero como la propia autora dice en el libro, cuando el mundo está lleno de odio, la gente debe seguir amando.

«Yo simplemente me quedo a su lado, sin hablar, sin hacer preguntas, pero a su lado. Para que sepa que estoy aquí, junto a él.»

¿Sabéis esa sensación de amar tantísimo un libro que no te salen las palabras correctas y exactas para hablar sobre él y poder hacerle justicia? Así me encuentro yo, amando completamente la historia y los personajes que ha creado Paula, pero sin saber cómo hablaros sobre ellos sin no dejarme nada en el tintero.

Podría empezar diciendo que pese a ser un libro que transcurre en las II Guerra mundial, el centro de todo el libro es el AMOR con mayúsculas. El AMOR fraternal entre hermanos que se fortalece ante las injusticias; el AMOR sentimental que surge cuando tiene que surgir y no hay nada que se pueda hacer por evitarlo, pese a que el mundo entero se caiga a pedazos alrededor; el AMOR que surge en un grupo de personas que se unen para superar dificultades y gracias a ello se crea un vínculo especial. Y es que el AMOR mayúsculas es lo transmite Paula entre las páginas de "Un día de invierno", porque ha sabido crear y dar forma a una idea, y relacionarla con unos personajes perfectamente humanos que logran traspasar las páginas y tocarte el alma.

«Karan, tú nunca me has gustado. Era imposible que una persona como tú solo me gustase. Estoy completamente loco por ti desde la primera vez que te miré a los ojos y vi que contenían el universo.»

Todos y absolutamente todos los personajes son especiales, únicos y maravillosos. Todos están por algo, todos tienen su momento y todos terminan quedándose un trozo de tu corazón.

Karan, la chica de lengua afilada e increíble fortaleza. Ella entera es digna de admirar. Se ve envuelta en un mundo que da miedo y no sé lo piensa dos veces, y se lanza a por imposibles con tal de mantener unida y a salvo a su familia. 
Y si hablo de Karan, tengo que hablar de Derek. El chico que crea finales felices y es amable y puro de corazón. Un chico que dará todo lo que tiene por ayudar a Karan y a su familia, y por la que se enamorará como un loco.
Su historia de amor es sencillamente mágica. Lenta, bonita y pasional.
Annemette, esa niña rubia que es un tornado, representa a la inocencia clara en un mundo de guerra. Ella no entiende muchas cosas, pero las siente.
Y como siempre se deja lo mejor para el final, yo me he dejado a Joren. 
Joren, el chico especial, el chico que ama los aviones, el chico que no le gustan los abrazos pero sabe que a veces que son muy necesarios, el chico que no entiende la muerte pero la siente, y el que tiene el alma tan especial y única que brilla a máxima intensidad.
Joren es magia y todos deberíamos tener un Joren en esta vida.
Hay muchísimos otros personajes especiales, pero es mejor que los descubráis poco a poco y sepáis ver lo valiosos e importantes que son en esta historia.

Las historias que transcurren en la II Guerra Mundial siempre me han gustado, ver cómo pese a todo el horror y la barbarie que existió en esos días, seguía habiendo gente buena, gente con fe y esperanza que se ayudaban los unos a los otros y luchaban unidos por sobrevivir. Esto es lo que me he encontrado entre las páginas de "Un día de invierno" y espero de todo corazón, que os animéis y le deis una oportunidad, no os arrepentiréis. 


En colaboración con la editorial.

lunes, febrero 05, 2018

lunes, febrero 05, 2018 10

RESEÑA: El chico de mi vida


Toc, toc. ¿Quién es? 
El chico de tu vida.
Chloe tiene veintidós años, es profesora y muy tímida. Cuando se pone nerviosa con un chico, cuenta chistes malos. Compulsivamente. 
Boyd trabaja para el FBI y necesita que una chica se haga pasar por su novia en una boda. 
¿Convencerá a la joven e inocente Chloe para que sea su cita y pasen un fin de semana juntos?

Jana Aston - 224 páginas - Principal de los libros

Decir que adoro las historias de Jana Aston no es ningún secreto. Fue uno de mis grandes descubrimientos el año pasado, y con su serie "Los Chicos" consiguió colarse en mis estanterías como favorita. Así que podéis imaginar las ganas y la emoción que me entró cuando la editorial "Principal de los libros" anunció que publicaría en español "El chico de mi vida", el desenlace de su serie.

"Esta chica es un caos de emociones contradictorias, pero a aquellos que saben esperar les llegan cosas buenas. Y Chloe es una cosa buena. Una de esas cosas que son para siempre."

Detrás de las páginas de "El chico de mi vida" descubrimos la historia de Chloe y Boyd, dos secundarios de los libros anteriores.
Chloe la pudimos conocer en "El chico perfecto", y era la mejor amiga de Everly. Ella es una chica sencilla, cabal y extremadamente tímida. Su vida ha estado planeada siempre, y nunca jamás hace nada sin haberlo pensado varias veces antes, lo que implica que junto a su timidez, lo tenga un poco difícil conocer a gente nueva y tratar de entablar una relación con un buen chico. Y si encima le añadimos que le entran ataques crónicos de contar chistes cuando se pone muy nerviosa, imaginaros el resto.

Y Boyd es el hermano de Sophie, la protagonista de "El chico equivocado". Él es hijo de un senador, y aunque lo tenía todo fácil para seguir lo pasos de su padre, prefirió esforzarse, labrarse su propio camino y convertirse en agente del FBI. Es un hombre trabajador, divertido, amable y muy paciente, un rasgo que le vendrá bastante bien cuando su camino se cruce con Chloe.

Y es que el camino de estos dos es inevitable que termine cruzándose por su entorno, pero nunca imaginarías de qué forma se lleva a cabo.

"Y él lo sabía. Vio lo que mi cita desastrosa y yo contando chistes significaba en realidad: ansiedad social. Y se le ocurrió un modo para que nos pudiéramos conocer de una forma que a mí me viniera bien. Ha llevado todo este cortejo centrándose en mis necesidades. Y si eso no es amor, entonces, no sé lo que es."

Solamente llevamos un mes del año 2018 y sé a ciencia cierta que "El chico de mi vida" es uno de mi libros favoritos de este año. Y lo ha conseguido gracias a una historia sencilla, a unos personajes absolutamente maravillosos, y a la pluma sutil y con mimo que ha empleado Jana Aston para tratar un tema tan serio como es la ansiedad social

La historia de Chloe y Boyd es de esas sencillas, que se van cociendo a fuego lento y de las que, pese  saber como va a terminar, disfrutas del proceso y no quieres que el libro llegue a su fin de lo mucho que te está gustando. Porque sí, porque la historia de Chloe y Boyd es bonita de principio a fin, y te diviertes con ellos en las citas que no son citas, te ríes con ellos con los chistes de Chloe, y terminas enamorándote de la paciencia y el cariño que Boyd tiene con Chloe.
Chloe y Boyd son completamente diferentes: ella es extremadamente insegura, lo que le supone preocuparse continuamente por todo, mientras que él es la seguridad en persona. Y es en esa diferencia donde radica la unión y la pareja tan especial que forman.
No tengo palabras para expresas lo mucho que he disfrutado con esta pareja, y es que la forma que Boyd tiene de acercarse a Chloe para que esta no salga huyendo es realmente tierna y especial. Merece que cada lector la descubra de manera ciega.

Jana Aston ha cerrado su serie "Los chicos" de una manera brillante y especial. Sigue teniendo esa pluma sencilla y que engancha, con diálogos divertidos y escenas de cama que consiguen que suba la temperatura. También cabe destacar lo mucho que me gusta que vuelvan a salir los protagonistas de sus libros anteriores y poder ver como les va en la vida, es algo maravilloso.

En definitiva, "El chico de mi vida" es un final redondo a una serie que ha ido in crescendo desde el minuto uno. Llena de escena divertidas, románticas y especiales, junto con unos personajes que harán que desees que nunca llegue la palabra fin.

En colaboración con la editorial.

lunes, enero 01, 2018

lunes, enero 01, 2018 8

RESEÑA: Calendar Girl 2


Ya han pasado tres meses desde que Mia se embarcó en la aventura más increíble de su vida. Tres meses llenos de lujo, pasión y glamur... saltando de ciudad en ciudad. Tres meses desde que conoció a Wes. 
Boston, Hawaii y Washington DC son sus próximos destinos, en los que, junto con Mason, Tai y el senador Shipley, Mia se adentrará en el mundo de las wags, conocerá el valor de la amistad y vivirá unas experiencias sexuales que la llevarán hasta límites insospechados. 
Aunque Mia no puede olvidar a Wes, sabe que su viaje debe continuar. Pero algo le dice que sus caminos volverán a cruzarse...

Audrey Carlan - 490 páginas - Editorial Planeta

- Esta reseña puede contener spoilers del anterior libro - 

Hoy inauguramos el 2018 de la mano de Audrey Carlan y su Calendar Girl 2, y ¡no podíamos hacerlo de una manera mejor!

El viaje de Mia Saunders no ha hecho más que empezar.
Atrás quedaron los meses de Enero, Febrero y Marzo, y sus respectivos chicos. Ahora Mia debe mirar hacia adelante y centrarse en superar el trabajo que le espera en los siguientes meses para poder reunir el dinero de la deuda de su padre, y tal vez, llegar a ser libre.
Pero nadie dijo que el camino fuera fácil, y el tiempo y la distancia pondrán a prueba sus principios y unos sentimientos que empezaron a despertar gracias a la ayuda de un surfista. 
Por si eso fuera poco, los nuevos chicos con los que deberá trabajar no se lo pondrán sencillo, y Mia tendrá que decidir si merece la pena o no continuar con su viaje.

"Evidentemente, no eran mi familia de sangre, pero sí lo eran por elección personal. Porque los amigos son la familia que elegimos. "

Si la anterior entrega me sorprendió para bien, esta ha conseguido que me quede con la boca completamente abierta. Esta segunda entrega, no tiene absolutamente nada que ver con la anterior.
Cambiamos de escenarios, de protagonistas y ahondamos en una serie de cuestiones y sentimientos que te encogen el corazón.

Mia empieza a ver luz en este camino que no tuvo más remedio que emprender, y por encima de todo, empieza a conocerse y a quererse a sí misma. Algo que llevaba años postergando por tener que ocuparse de su familia.
Es su viaje de autodescubrimiento le acompañan en esta ocasión, Mace, Tai y Warren. Uno una estrella internacional del béisbol, otro un modelo samoano y otro un senador. Los tres tan diferentes entre ellos, como diferentes son los escenarios donde viven.

Creo que llegados a este punto tengo que confesaros algo, y es que mi chico favorito hasta ahora ha cambiado. Wes, el chico de enero, ha sido relegado a un segundo plano por Tai, el samoano de gran corazón. Y es que este chico es un sol que brilla por donde pasa, y deja luz y amor por todas partes. Tai ofrece a Mia esa mano y abrazo amigo que todo el mundo necesita en muchas ocasiones, porque creerme, en estos meses Mia no lo pasa nada bien.
La amistad de estos dos es especial y hace que se te encoja el corazón, porque gracias Tai (y Mace), Mia descubre que no esta tan sola como creía, y que este viaje la esta dando más cosas, que las que la esta quitando.

En la anterior entrega hablábamos del gran peso que tenía la familia, y aunque en esta segunda parte sigue teniendolo, aquí lo que se muestra más es la amistad. Como la amistad que Mia tiene con su hermana y con su mejor amiga, pero sobre todo, las amistades nuevas que está consiguiendo con su aventura.

Audrey Carlan sigue con su ritmo trepidante e intenso y su originalidad en las tramas que consiguen mantenerte pegada a sus páginas, aunque si tuviera que poner un pero en esta segunda entrega serian las escenas de sexo, pues me han saturado un poco. Aunque también por otro lado, entiendo la necesidad de ellas pues son una muestra de la evolución que Mia está sufriendo.
Sea como sea, Audrey lo ha arreglado dándome ese final de infarto, con el que consigue que me muerda las uñas y esté deseando empezar su tercera entrega.

En definitiva, Calendar Girl es una continuación excelente de su primera parte, con la que no decae el ritmo ni la trama, y está plagada de unos personajes que harán la delicia de los lectores.


En colaboración con la editorial.

domingo, diciembre 24, 2017

domingo, diciembre 24, 2017 13

RESEÑA: Calendar Girl 1


Mia necesita dinero. Mucho dinero. Para ser exactos un millón de dólares. Y además tiene poco tiempo. La vida de su padre está en juego y ella solo tiene un año para saldar sus deudas. Para ello deberá aceptar un encargo que nunca antes habría imaginado…. Durante todo un año Mia acompañará a lo largo de un mes a un hombre distinto y así conocerá el lujo, diferentes estilos de vida, viajará por muchas ciudades, vivirá experiencias sexuales increíbles... Y hasta puede que conozca al hombre de su vida.

Audrey Carlan - 432 páginas - Editorial Planeta

El último bombazo de la literatura erótica tiene nombre propio, y es Calendar Girl. Su escritora, Audrey Carlan, ha llegado a España de la mano de la editorial Planeta, y me ha dejado con muy buen sabor de boca.

Mia Saunders nunca ha tenido nada fácil en esta vida, y eso es algo que tiene muy claro. Abandonada por su madre cuando solamente tenía 10 años, se vio obligada a tomar las riendas y cuidar de una hermana pequeña de 5 años y de un padre alcohólico desolado. Toda esa experiencia ha hecho que se convierta en una mujer trabajadora, directa y valiente, pero con muy mala suerte para los hombres. Y es esa mala suerte la que la ha puesto contra la espada y la pared: su último ligue ha dado una paliza a su padre por deudas de juego y ella debe devolver el dinero. 
Por suerte Mia tiene un as en la manga, y es su tía Mallie, directora de la empresa de escort más famosa del mundo. Mia trabajará durante un año como scort para ella y así podrá saldar la deuda de su padre. Un año donde tendrá 12 clientes que la enseñaran a vivir la vida al máximo y a replantearse quién es ella en realidad. El tiempo ya está corrigiendo y la vida de Mia no volverá va ser igual. 

"Que uno puede querer a otra persona, incluso amarla, sin tener que estar con ella para siempre."

Tengo que reconocer que empecé a leer este libro con un poco de reservas, pensaba que sería un libro más de los miles de eróticos que abundan en el mercado, y me he llevado toda una sorpresa. Es un libro donde el sexo está en un segundo plano, y donde lo realmente importante es el hecho de que Mia se descubra a sí misma y aprenda a quererse tal y como es. Hay sexo, no os voy a engañar, pero no es gratuito ni está por estar, sino que surge de manera natural y no satura al lector.

Audrey Carlan ha hecho un trabajo fantástico tan a nivel de trama como a nivel narrativo. Tiene un estilo directo y sencillo, que incitan al lector a seguir leyendo. También ha sabido crear historias frescas y originales a los tres primeros hombres del calendario de Mia, y dotarlos de personalidades diferentes entre ellos, cosa que hace que no sean calcos los unos de los otros y tengas preferencias por algunos de ellos. Ha roto los estereotipos de personajes que abundan en la literatura erótica, porque creerme, Grey al lado de los chicos de Calendar Girl se queda solo y relegado a un rincón oscuro. 

Los tres chicos que Mia conoce en estos primeros tres meses son totalmente opuestos entre sí, y eso es maravilloso, porque hace que el lector tenga su favorito y aún así dude según vaya conociendo al resto. Y cada uno de los tres enseña a Mia algo importante: Wes y su ola la enseñan que todos los hombres no son malos, Alec y su pintura a que debe quererse a sí misma por encima de todo, y Tony y su comida italiana a que la familia siempre estará ahí por muy rota que esté.

Mia es una protagonista maravillosa, no es perfecta y no es nada el estereotipo de mujer preciosa. Tiene curvas, es bajita y tiene la lengua muy afilada. Eso hace darle credibilidad a la historia, y acercarla al lector.

En definitiva, esta primera parte de Calendar Girl me ha dejado con muy sabor de boca gracias a su frescura y originalidad, y a la personalidad tan impactante de la protagonista. Estoy deseando saber cómo continúa el viaje de Mia y conocer a los siguientes hombres de su calendario. 

En colaboración con la editorial.

jueves, noviembre 30, 2017

jueves, noviembre 30, 2017 14

RESEÑA: Último verano en Tokio



Sophia tiene siete días. Una semana antes de que su vida cambie para siempre. 

Nacida en Japón, de madre americana y padre francés ahora divorciados, Sophia vive a caballo entre dos continentes. Tras pasar los últimos dos años en Tokio rodeada de otros adolescentes expatriados como ella, está a punto de regresar a Nueva Jersey con su madre y su hermana. 
Tan solo le quedan siete días para disfrutar de sus amigos. Siete días para despedirse de Tokio, la ciudad que ha llegado a considerar su hogar. Siete días para vivir intensamente el día y la noche, para averiguar qué siente en realidad por Jamie, el chico que siempre le ha gustado en secreto… y qué significa ella para él. 
Un plazo muy breve… o muy largo tal vez. Porque siete días pueden ser suficientes para transformar relaciones que parecían inamovibles, para sacar a la luz secretos, traiciones y viejos resentimientos y para albergar no solo finales sino también, tal vez, nuevos comienzos. 

Cecilia Vinesse - 320 páginas - Puck

"Último verano en Tokio" de Cecilia Vinesse es la última novedad del sello Puck, un libro que trata sobre la amistad, el primer amor y el deber que tenemos de aprovechar la vida al máximo. Y todo eso con el adorado Tokio de fondo.
Los que me conocéis, sabéis que si hay algo en esta vida que me encante más que los libros es Japón, su cultura y sus gente. Así que imaginaros la emoción que he tenido encima al ir descubriendo la historia que hay entre las páginas de este libro.

"Último verano en Tokio" empieza presentándonos a Sophia.
Sophia es una joven de 17 años que vive en Tokio con su madre y su hermana tras el divorcio de sus padres. Hija de padre francés y madre americana, vive en Tokio a la espera de que termine el trabajo de investigación que su madre está realizando allí. Y esa espera está llegando a su fin, pues solamente quedan siete días para que las tres cojan un vuelo que las lleve a Nueva Jersey, un lugar que está lejos de sus amigos, de su amada ciudad y de todo cuanto conoce. 
Sophia pretende exprimir y aprovechar al máximo esos siete días que la quedan con sus mejores amigos, Mika y David, y por qué no, tal vez encontrar el valor que necesita para declararse a David de una vez por todas. Pero el destino siempre tiene otros planes para nosotros, y la vuelta a Tokio de Jamie, un amigo del pasado, hará que se replantee la verdadera forma en la que quiere aprovechar esos siete días. El reloj ya está corriendo, y la cuenta atrás está cada vez más cerca.

"-Tengo la sensación de que esta noche no es real. ¿Crees que estaremos los dos durmiento?
-Ja. A lo mejor somos sonámbulos.
-Sophia...
-¿Sí?
-No te despiertes. "

¿Sabéis esa sensación de querer hablar sobre un libro y no saber bien qué decir de todo lo que os ha gustado? Pues así es exactamente como me siento, y es que "Último verano en Tokio" se ha colado entre mis favoritos del año 2017 por su sencillez y los sentimientos que desprenden sus páginas.

Y hablo de sencillez, porque es una historia directa, fácil y rápida de leer, sin demasiados sobresaltos y con las premisas de desarrollo claras. Y aunque pudiera parecer demasiado sencillo, a mí me ha encantado, porque una gran historia no tiene por qué tener complicaciones para llegar al lector.
Y llegamos al punto fuerte, los sentimientos. Es una historia donde se vive una verdadera montaña rusa de sentimientos, y Cecilia ha sabido representarlos en sus páginas a la perfección, consiguiendo que lleguen al lector y nos hagan sentir lo que sienten en todo momentos sus protagonistas.
La felicidad, la euforia, la pena, el llanto, la impotencia, la rabia, el miedo, la desilusión y el amor. Un verdadero carrusel de emociones con el que disfrutar.
Y qué decir de la ambientación...Tokio. ¿Hace falta decir algo más? Esta mujer ha sabido plasmar en 320 páginas todo Tokio, desde el olor a humo de los karaokes, al tráfico continuo de gente en Sibuya; desde la solemnidad que hay en los templos, a la tradición de sus gentes. He podido sentir por unas horas que he estado allí.

"-Pero París es mi hogar. Creía de verdad que iba a ser mi hogar.
-Nuestro hogar es mamá.
-Eso no va a así. El hogar tiene que ser un sitio físico.
-No. Verdaderamente, verdaderamente, no tiene por qué ser un sitio físico."

Sophia es una protagonista adorable. Es tranquila, empática, humilde, responsable y amante de la física. Es la chica que escucha antes de hablar, y que piensa en los demás antes de en sí misma, lo que hace que en algunas ocasiones no lo pase bien y termine desilusionada. 
Ha sido una protagonista especial para mí, porque me he sentido identificada con ella en muchas ocasiones.
Jamie es igual que ella, tranquilo, paciente, atento y con un corazón que no le cabe en el pecho. Además, ¿quién dijo que sólo los polos opuestos se atraen? Jamie y Sophia son dos gotas de agua que se complementan y descubrir cómo avanza poco a poco su relación y cómo van dejando caer sus miedos y las capas con las que se protegen es realmente bonito. 

Y como en toda calma, siempre hay una tempestad, esa es Mika, la mejor amiga de ambos. Mika es un terremoto y un tren que va sin control. Es esa amiga que todos queremos tener, divertida, espontánea, que no le importa lo que diga la gente ni ir en contra de los demás si con eso puede hacer lo que realmente la hace feliz. Es un personaje que me ha gustado mucho, y que os encantará.
David, el otro amigo, es otro cantar. Me olía turbio desde el principio, y su comportamiento ni lo apruebo ni lo comprendo, pero entiendo que era necesario para que abriera los ojos a los protagonistas y descubrir que en la vida las desilusiones pueden llegarte desde cualquier lugar.
Y al igual que David me sorprendió para mal, Alison, la hermana mayor de Sophia me sorprendió para bien. Alison nos la describen como esa hermana borde y antipática que todos hemos sufrido alguna vez en la vida, pero detrás de esa máscara, se escondía la mejor hermana del mundo. Alguien que le tiende a Sophia la mano en todos los momentos malos de su vida, quien la apoya y cuida sin condiciones, y alguien que prefiere guardarse para sí misma las cosas que harían daño a su hermana pequeña si las supiera. Es un personaje realmente maravilloso.

No quiero terminar la reseña sin hablar de otro punto importante de la historia: la familia.
Aunque la amistad es algo que predomina en todas sus páginas, la familia es un tema que se cuela en innumerables ocasiones, y es que como en el libro nos enseña, la familia es algo que te acompaña siempre, da igual donde estés y si compartes o no lazos de sangre, la familia y el amor que hay en ella es algo con lo que siempre podremos contar. 

En definitiva, "Último verano en Tokio" cierra mi 2017 consolidándose como mi mejor lectura del año, porque una historia sencilla puede encandilar y porque conocer Tokio, con la ayuda Sophia y Jamie, nunca ha sido tan bonito y emocionante.

En colaboración con la editorial.